A Barcelona, como a Bombay, nos gustan las chabolas… en el 22@!!!

Crecen un 20% las personas que viven en chabolas en Barcelona

La mayoría de los recién llegados son familias rumanas de etnia gitana rechazadas en otras urbes europeas, según fuentes municipales
Crecen un 20% las personas que viven en chabolas en Barcelona
Asentamiento en la esquina de la calle Tànger con Àlaba (Mané Espinosa)
, Barcelona,
El Ayuntamiento de Barcelona ha detectado durante el primer trimestre de este año una media de 536 personas viviendo en chabolas y caravanas en 77 asentamientos irregulares de la ciudad, buena parte en el distrito de Sant Martí. Esta cifra representa un incremento del 20,7% respecto a los 444 ciudadanos contabilizados en el 2017.
Si en el 2015 se registró la cifra más baja, en concreto 412 personas, en el 2016 se detectó un ligero aumento, tendencia al alza que se ha mantenido hasta la actualidad. La mayoría son familias de etnia gitana procedentes de Rumanía y de otros países del Este de Europa que, “debido a un efecto rechazo en ciudades europeas, sobre todo en el sur de Francia y en Italia, se desplazan a Barcelona”, indicó ayer Albert Sales, coordinador del Plan de Lucha contra el Sinhogarismo de Barcelona.
Este es un colectivo muy dinámico que se caracteriza por una vida itinerante y por el rechazo a trasladarse a viviendas convencionales. El hecho de que su economía dependa de la recogida de residuos, que almacenan junto a sus barracas, provoca que se resistan a mudarse a los alojamientos que les propone el Ayuntamiento. Algunos van y vienen, otros se acomodan durante largas temporadas en solares vacíos, y también los hay que, después de pasar unos años en Barcelona, siguen su ruta hacia nuevos destinos.

 

Durante el primer trimestre del 2018 se ha registrado una media de 536 ciudadanos en solares

El Ayuntamiento presentó ayer el testimonio de un hombre que aceptó el cambio. Padre de cuatro menores, tras dos generaciones habitando en solares, la tercera reside en una vivienda de alquiler social desde hace año y medio. “Llegué en el 2005 a Barcelona. Vivíamos con mi mujer en una caravana y una chabola. Al principio, cuando fuimos al piso, que además es un quinto, nos costó, pues toda la vida habíamos estado en descampados. Hasta que nos acostumbramos a la altura. Ahora estoy contento”, relata en un vídeo.

El fenómeno de los asentamientos se remonta en Barcelona a la década de los noventa, con la llegada de familias de etnia gitana de origen galaicoportugués que se instalaron en solares. Posteriormente, los inmigrantes procedentes del África subsahariana ocuparon naves y, a partir del 2014, se produjo un importante incremento de los ciudadanos del Este de Europa, “en muchos casos, a partir de reagrupamientos familiares y de expulsiones de países vecinos”, indica un informe municipal.

“Tengo 42 años y cinco hijos. Vine a Barcelona porque soy pobre. Recogemos chatarra, papel y cartón, y pedimos en la calle”, cuenta en el mismo vídeo una mujer rumana.

El Ayuntamiento subraya que el 100% de los menores de estos asentamientos están escolarizados y que son precisamente los niños los que impulsan a los padres a aceptar el cambio.

El reto es mantener el vínculo de este colectivo con los servicios sociales para garantizarles las necesidades básicas, sobre todo a los niños. El presupuesto municipal destinado a la atención de los residentes en asentamientos se ha multiplicado por 2,4, pasando de los 275.000 euros del 2015 a los 660.000 de este 2018.

Lleguir l’article a La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Joan.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios 1&1.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://utopia.4barcelona.es/aviso-legal.