El pasado nos marca el futuro… ¿inexorablemente?

Cuando el pasado devora el porvenir

‘El capital en el siglo XXI’ es un libro construido para suscitar debate. Thomas Piketty usa los números para exponer su tesis sobre la desigualdad

La desigualdad, exacerbeda en las últimas décadas, es el tema del libro de Thomas Piketty.
La desigualdad, exacerbeda en las últimas décadas, es el tema del libro de Thomas Piketty. Samuel Sánchez

Para entender con todas sus consecuencias El capital en el siglo XXI, de Thomas Piketty, hay que aceptar en primer lugar que es algo más que un estudio económico-histórico sobre la desigualdad en el capitalismo realmente existente, por contraposición al capitalismo de laboratorio que se estudia en los asépticos textos de sus apologetas menos dotados. Pero aunque sólo fuera eso, es decir, un análisis de una de las semillas de la desigualdad económica, la aportación de Thomas Piketty ya sería notable. Porque quien esté preocupado por el pensamiento económico percibe que los economistas se ocupan mucho de las supuestas recetas para curar disfunciones sistémicas (paro, inflación, deflación, estancamiento, recesiones), pero se aproximan con más renuencia al problema crucial de la desigualdad, que es, como diría un comunicólogo hipster, “transversal” a todos los mencionados. Como en tantas otras ocasiones, la percepción puede no ser veraz; existen libros sobresalientes sobre la desigualdad (por ejemplo, Sobre la desigualdad económica, de Amartya Sen), pero o bien son formulaciones teóricas, o bien no han conseguido, por razones variadas, calar en una base amplia de lectores u opinantes. El capital en el siglo XXI, en cambio, se presenta como un libro construido para suscitar debate (ya lo ha hecho) en un amplio espectro de lectores. Ofrece una tesis aceptable sobre la desigualdad, fundada en abundante arsenal empírico, y, por tanto, es una oportunidad para instalar el problema en el debate político.  Continuar leyendo “El pasado nos marca el futuro… ¿inexorablemente?”

Europa es una ¿Utopía?

https://www.infolibre.es/MODULOS/global/publico/interfaces/web/infolibre/img/infolibre_logo.png

Erasmo, Zweig, Galdós y el difícil arte de la tolerancia

  • Europa es el sueño de un sueño, es el sueño que se sueña a sí mismo: fue el sueño de Erasmo y es sueño todavía, pero en su condición de proyecto en permanente (de)construcción. Erasmo perteneció, como Zweig, a la estirpe de los vencidos: Lutero lo maldijo y la Iglesia lo incluyó en el índice, pero él preservó su libertad de conciencia

El escritor Stefan Zweig.El escritor Stefan Zweig.

Europa es el sueño de un sueño, es decir, es el sueño que se sueña a sí mismo: fue el sueño de Erasmo y es sueño todavía, pero en su condición de proyecto en permanente (de)construcción es ese anhelo de paz y conciliación compartido por 27 países, que unidos suman la tercera comunidad del mundo tras China e India. Sobre sus inventores o casi profetas escribió obsesivamente el austriaco Stefan Zweig, fecundo escritor que sin embargo solo habría necesitado uno de sus libros, Novela de ajedrez, para que lo amáramos, y que llevó a su cima el género de la biografía literaria. En los años treinta del pasado siglo, y frente al auge de populismos y fascismos —impulsados por una brutal crisis económica—, se entregó a la escritura de una trilogía sobre esos soñadores de Europa que fueron Erasmo, Castellio y Montaigne. El último de esos volúmenes quedó inconcluso: eran los tiempos del triunfo del nazismo, y de la persecución y el exilio que lo abocaron al suicidio en Brasil en 1942.  Continuar leyendo “Europa es una ¿Utopía?”

Cuestión de Realidades… no siempre es la misma para todos, especialmente en Política

Philip K. Dick

Philip K. Dick
‘CONEXIÓN VALIS’ EL CEREBRO BILATERAL DE PHILIP K. DICK

Por Álvaro Bermejo

domingo 28 de octubre de 2018, 20:26h

 Add to Flipboard Magazine.

Sufría alucinaciones desde su adolescencia, un psicoanalista le propuso la escritura como terapia. Nadie entendía esos relatos que parecían hibridar ucronías futuristas y mensaje esotéricos. Su deterioro se acentuó con su ingreso en el mundo de las sustancias psicoactivas, lo que le llevaría a la cumbre de la Literatura LSD. Afirmaba ser visitado por “entes del otro lado”, dijo haber presenciado el Apocalipsis y derivó en el mesianismo: el androide que soñaba con ovejas eléctricas esperaba a Maitreya.  Continuar leyendo “Cuestión de Realidades… no siempre es la misma para todos, especialmente en Política”