Nuestro amantísimo 131 president Quim Torra y sus grandes y estratégicas ocurrencias

 

El pensamiento antiespañol (y anti PSC y todos los que no sea él y los suyos) de Quim Torra, a través de sus artículos

El nuevo ‘president’ ha firmado varios textos cargando contra los españoles y la lengua castellana

Jura de Bandera del ejército español de Joaquin Torra en Palma de MallorcaEl Periódico,

El presidenciable Quim Torra, durante su discurso de investidura.El presidenciable Quim Torra, durante su discurso de investidura. / LLUIS GENÉ (AFP)

Además de una cascada de tuits incendiarios, el presidente electo de la Generalitat, Quim Torra, dejó negro sobre blanco en varios artículos de prensa un furibundo pensamiento antiespañol. Fragmentos de algunos de ellos han sido leídos por portavoces de la oposición en el debate de investidura.
Por ejemplo, el 13 de mayo del 2011 arremetió en el mismo medio contra los socialistas catalanes en un artículo titulado ‘El PSC y la cabra catalana‘:
“La última vez que se vio un ejemplar de socialista catalán ya hace muchos años, a mediados de los 70 del siglo pasado. Tenía nombre, llamado Josep Pallach. De hecho, la raza del socialista catalán, que durante la República contó con un rebaño considerable, y unos nombres de prestigio como Serra i Moret o Rafael Campalans, había entrado en un proceso de decadencia ineluctable, con la mezcla con la raza del socialista español. Las esperanzas puestas en el ejemplar Josep Pallach, desgraciadamente, se vieron frustradas por una muerte prematura. Aquello aceleró el final. Los cruces con la raza del socialista español fueron aumentando y aumentando hasta llegar a mutar el propio ADN de los autóctonos. Hoy nada es más igual a un socialista catalán que un socialista español. La vieja y honorable raza del socialista catalán se dará por extinguida, aunque, de manera totalmente acientífica, haya ciertos individuos que se reclamen continuadores […] El PSC, sencillamente, ha desaparecido de la comunidad catalana. Por ello es urgente que Slow Food se ponga a trabajar de manera inmediata. Difícil, pero nunca se sabe si todavía podríamos encontrar un ejemplar de socialista catalán momificado del que pudiéramos aprovechar algo”.
El 19 de diciembre del 2012, escribió en el diario digital ‘El Món’ lo siguiente bajo el título ‘La lengua y las bestias’:
“Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar a las bestias. Pero son de otro tipo. Carroñeros, víboras, hienas. Bestias con forma humana, sin embargo, que destilan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con moho, contra todo lo que representa la lengua. Están aquí, entre nosotros. Les repugna cualquier expresión de catalanidad. Es una fobia enfermiza. Hay algo freudiano en estas bestias. O un pequeño bache en su cadena de ADN. ¡Pobres individuos! Viven en un país del que lo desconocen todo: su cultura, sus tradiciones, su historia. Se pasean impermeables a cualquier evento que represente el hecho catalán. Les crea urticaria. Les rebota todo lo que no sea español y en castellano. Tienen nombre y apellidos las bestias. Todos conocemos alguna. Abundan las bestias. Viven, mueren y se multiplican. Una de ellas protagonizó el otro día un incidente que no ha llegado a Catalunya y merece ser explicado, como un ejemplo extraordinario de la bestialidad de estos seres. Pobres bestias, no pueden hacer más […] Pero ¿por qué hay que movilizarse cada vez? ¿Cuando acabarán los ataques de las bestias? ¿Cómo podemos en 2008 aguantar tanta vejación, tanta humillación y tanto desprecio?”.

Lleguir l’article complet a El Periodico

Colau llena el Teatre Nacional y el 22@ de barracas… ¿será una nueva moda de las tecnológicas?

 

Las chabolas se extienden junto a Glòries en Barcelona

Las barracas construidas por personas que recogen chatarra se propagan en un terreno abandonado cerca del Teatre Nacional. Cinco habitantes explican que vivir en estos asentamientos les permite dormir y almacenar lo que recogen por la calle

Guillem Sànchez,  Barracas y chabolas en la confluencia de Tánger con Álava.Barracas y chabolas en la confluencia de Tánger con Álava. / fotos ALBERT BERTRAN

“El problema es que quiero lavarme y aquí no puedo. Tampoco hay luz y tengo que ir a cargar el móvil al bar”, explica Achraf (33 años, Marruecos). Él y Morad (35 años, Marruecos) están construyendo una chabola que piensan compartir. Pero es hora de la pausa y han comprado bocatas de hígado de toro para comer. Mientras los engullen, sentados dentro de una barraca que aún tiene por techo una tela de plástico y en la que todavían faltan palés para terminar el suelo, avisan, señalando la hierba que pisan, que “aquí hay ratas gigantes” que se oyen durante la noche. “Aunque no hacen nada, van a su rollo”, zanja Achraf. “¿Lluvia? ¿Frío? No, tampoco son un inconveniente”, medita; “el problema es la falta de agua”. Su parcela está dentro de un solar lleno de matorrales desde el que los observan tres edificios gigantescos de Barcelona: la Torre Glòries, el nuevo Mercat dels Encants y el Teatre Nacional de Catalunya (TNC).

Barracas en construcción

Aunque Achraf y Morad ahora solo charlan, los golpes de martillo no cesan, porque la construcción de barracas en este espacio abandonado no se detiene. “Cada día aparece una nueva”, aclaran.

Lleguír l’article complet a El Periódico

Prioridades de la “Nueva” Economía

Digitalización y desempleo, el nuevo orden

No estamos ante una suerte de Tercera Revolución Industrial. Las máquinas ‘inteligentes’ han hecho desaparecer modelos de negocio. Habrá que administrar racional y democráticamente el trabajo, un bien escaso

por  Gregorio Martín Quetglas

Digitalización y desempleo, el nuevo ordenUn nuevo orden económico con serias consecuencias para el empleo se ha instalado entre nosotros sin que las autoridades europeas, por descontado tampoco las españolas, ni las patronales ni los sindicatos parezcan haberlo comprendido. Incluso en Estados Unidos, cuna y eje del desarrollo digital, están disparadas las alarmas. Las sinergias que se derivan del desarrollo de las ingenierías del software, robótica, telecomunicaciones y microelectrónica, han creado memorias más rápidas y baratas, mayor movilidad y ubicuidad de la información, máquinas inteligentesque combinadas con otras ramas del conocimiento como la medicina o la climatología, por ejemplo, han generado todo un universo nuevo: el de la digitalización. Un universo que, como ocurriera en su día con la electricidad, embebe los hábitos humanos y condiciona la cantidad y la calidad del empleo. Más que la sustitución del hombre por la máquina, es la aparición de nuevos productos y costumbres los que asolan muchos empleos.

Las implicaciones y preocupaciones de este nuevo orden han dejado de ser preocupaciones exclusivas de los tecnólogos. Los economistas finalmente les prestan atención (Foreing Affairs, julio-agosto; The Economist, 4 de octubre) y ya aceptan que el optimista principio de la “destrucción creativa de empleos” no se cumple esta vez. La pérdida de empleos provocada por la digitalización no encuentra contrapartida con la creación de otros que equilibrarían la balanza. Ni siquiera las start up, tan pregonadas como fuentes de empleo, funcionan

Lleguir l’article complet a El País

 

La Banca… ¿sin futuro?

 

Pago electrónico, el clic que abre a la banca en canal

Aunque lo cierto es que el empeño de autoridades, bancos e intermediarios es reducir a cero la circulación de efectivo, el pago en moneda contante y sonante es una costumbre muy arraigada. En 2017 los cajeros automáticos entregaron efectivo por valor de 122.743 millones de euros, un 3% más que el anterior. La operación media de extracción, según el Banco de España, ascendió a 131 euros, que son seis euros más que en 2015, el último año en el que los españoles utilizaron más el efectivo que la tarjeta para pagar. Desde entonces, la brecha entre el abono efectivo y el electrónico se ha ensanchado hasta los 13.000 millones de euros actuales.

Reductio ad Hitlerum in Hispania

Reductio ad Hitlerum

Quim Torra al Parlament-ACN / Arxiu
Joan R. Riera    Mar, 15 Mayo 2018

De ben segur tenen raó aquells independentistes que, en defensa del nou president de la Generalitat, acusen els diferents opinadors de simples, reduccionistes i exagerats alhora de publicar comparacions entre els processistes d’avui i els moviments feixistes dels anys trenta del segle passat. D’aquesta manera aconsegueixen dissimular les actituds del president, del passat i del present, hiperventilades i que ratllen la xenofòbia i el supremacisme.

Ara bé, val la pena aturar-se un moment a pensar perquè uns són tant insistents en fer les comparacions amb el feixisme i perquè altres les neguen amb tanta vehemència.

Continuar leyendo “Reductio ad Hitlerum in Hispania”

¿Algún sector o barrio esta contento con L’Ajuntament?

El comercio del Born alerta sobre el abandono del barrio

Los empresarios advierten que la dejadez municipal repercute ya en las cajas registradoras

El comercio del Born alerta sobre el abandono del barrioUnas empiezan y otras (Ana Jiménez)

, Barcelona

Inquietud en el rincón más trendy de Barcelona. Comerciantes del Born denuncian que la dejadez municipal y la extraordinaria situación que atraviesa Catalunya les están pasando factura. Dicen que las calles están sucias y llenas de desconchones, que los ladrones al despiste regresaron con ímpetu, que el guiri que viene no gasta con la alegría de antaño. Hace meses que todo esto repercute en las cajas registradoras. Siete negocios de los grandes ejes han cerrado en seis meses. Son grandes franquicias y pequeños emprendedores, marcas conocidas y artesanos de casa. Se trata de un ritmo de cierres poco habitual en el lugar. Además, al menos otros cuatro negocios están en traspaso.

Aquí los alquileres son tan caros que cualquier perturbación lo desbarata todo. Pagar 10.000 euros al mes por un local de 50 m2deja márgenes escasos. La dependencia del turista genera unos equilibrios muy delicados. A pesar de todo, el Born aún es un destino muy pujante. Los siete locales de los negocios que cerraron encontraron rápidamente nuevos inquilinos.

Otros vecinos, sin embargo, lamentan que estas son las consecuencias de parecerse cada vez más a un parque temático. Sacar adelante un negocio en estas calles es difícil, pero lo es más encontrar un piso de alquiler en el que vivir

Lleguir l’article complet a La Vanguardia

Qué hacer ante la ‘tecnupidez’

TRIBUNA

Mario Bunge presenta en este texto el libro que repasa la concepción de la tecnología a lo largo de la historia y se relación con la cultura, la ciencia y la política

El que usted esté leyendo estas líneas indica que el tema le interesa y que lo que ha leído hasta ahora sobre él no le alcanza. Esto no es de extrañar, porque los primeros estudios serios sobre la tecnología aparecieron recién en el siglo pasado, y ninguno de ellos basta. Por ejemplo, el título de la principal revista sobre el tema, Technology and Culture, fundada en 1959, sugiere que la tecnología interactúa con la cultura, cuando de hecho es uno de los dos motores de la cultura contemporánea (usted ya sabe cuál es el segundo).

Incluso Karl Marx, pionero de la historia de la tecnología, dudaba entre ubicar la tecnología en la infraestructura material o en la superestructura ideal: la admiraba por ser un insumo de la industria, no por su rico contenido intelectual y artístico. Tampoco su admirado Hegel, ni siquiera Kant, se interesaron por la tecnología, quizá porque evocaba el trabajo manual propio del esclavo. Solamente la franja radical de la Ilustración francesa exaltó la tecnología hasta el punto de asignarle un lugar privilegiado en la Encyclopédie dirigida por Diderot e inicialmente también por d’Alembert, a la que Holbach dio su impronta progresista sobre todos los temas de religión y política.

 

Lleguir l’article complet a El País

Los mayores, esos eternos problemas… ¿una oportunidad? 30% en Barcelona

El cuidado de los mayores en España: personas más que robots

Hay que aprovechar la oportunidad para desarrollar un mercado donde la digitalización no tiene lugar

 

La dura “última milla” en el comercio

La dura conquista de la ‘última milla’
Getty Images
 

La dura conquista de la ‘última milla’

En la compra en una tienda online es la batalla de la ultima milla la que está determinando en los últimos tiempos el prestigio, la imagen y la confianza del consumidor hacia las marcas.

En el proceso de compra de un producto a través de su tienda online, plataforma e-commerce o desde un marketplace, la batalla de la ultima milla está determinando en los últimos tiempos el prestigio, la imagen y la confianza del consumidor hacia las marcas. La última milla es el eslabón final del proceso de entrega de mercancía al cliente final, y el efecto Amazon ha cambiado las reglas de este juego, obligando a los retailers a adaptar sus procesos de logística en tiempo récord para acortar los tiempos en la recepción de la compra en la casa de los consumidores.

Lleguír l’article complet a RETINA en El País

Esto no es Economía Colaborativa

Estatua de Sócrates.
Estatua de Sócrates. Getty Images

Andoni Alonso: “Me parece escandaloso que hablemos de economía colaborativa.

Por Jorge G. García

Este filósofo, crítico con la tecnología, aborda las consecuencias sociales de la transformación digital y apela a los valores humanos para mejorar todos los avances técnicos

La vida filosófica de Andoni Alonso (Vitoria, 1966) comenzó con su admiración por Ludwig Wittgenstein y ha derivado en sus pensamientos críticos hacia la tecnología. Como explica, criticarla no implica nada negativo, sino comprender cómo funciona, cómo se relaciona con el entorno laboral y económico. “He visto que, durante los últimos 20 años, han irrumpido elementos que no habíamos previsto y no me gustan. Son absolutamente negros”, comenta durante la entrevista. Pese a gozar del título de filósofo, prefiere huir de este término tan serio. Para él, sería mejor hablar de pensadores que buscan las raíces de los problemas.

¿El ser humano puede asimilar la velocidad a la que se producen los cambios tecnológicos?

El ritmo al que funcionamos es trepidante. No creo que haya capacidad humana para asimilar las innovaciones. Es imposible tener una idea global. Siempre estamos en lo último. ¿Cuántas veces hemos escuchado la expresión ‘última generación’ para todo? Pero, en realidad, no existe. Es un aparente cambio constante sin finalidad. No sacamos ningún rendimiento ni comprensión. Todo es provisional. Siempre nos hallamos en el parche que arregla lo anterior, como si fuera un parche constante.

Me parece escandaloso que hablemos de economía colaborativa. Es un poco como de juerga. Por colaborativa imaginamos que los ciudadanos pagan impuestos y el primer cebo de compañías como Uber o Cabify es justo lo contrario, no pagarlos. La tecnología es solo una forma de llevar a cabo este programa económico, que ya existía previamente. Si Rockefeller hubiera visto estas nuevas plataformas, habría encontrado su sueño húmedo.

Lleguir l’article complet en RETINA de El País